¿Cuáles son las razones para vacunar a mi bebé?

Proteger la salud de su hijo es muy importante para usted. La mayoría de los padres elige la vacunación porque nada protege mejor a los bebés contra 14 enfermedades infantiles graves. Elija la vacunación: la defensa poderosa que es segura y de comprobada eficacia. Criar un hijo implica que usted haría lo que sea necesario para ayudarlo a crecer sano y salvo. Lo cuida mientras él explora nuevos lugares y prepara la casa contra peligros potenciales para que sea segura para el bebé. Pero, ¿y los peligros que no se pueden ver y que pueden causar enfermedades graves, discapacidades e incluso la muerte de niños pequeños? Las vacunas le dan el poder de proteger a su bebé contra 14 enfermedades infantiles graves.

Independientemente de los desafíos que se le presenten como padre, hay muchas razones para vacunar.

  • Las enfermedades graves todavía existen. Las vacunas son uno de los principales logros de salud pública de la década pasada, porque han reducido o incluso eliminado muchas enfermedades. Gracias a las vacunas, la mayoría de los padres jóvenes nunca ha visto los efectos devastadores que las enfermedades como la poliomielitis, el sarampión o la tosferina (pertussis) pueden tener en un niño, una familia o una comunidad. Es fácil pensar que estas son enfermedades del pasado, pero todavía existen. Los niños en los Estados Unidos aún pueden contraer (y contraen) algunas de estas enfermedades. De hecho, cuando las tasas de vacunación son bajas en una comunidad, no es raro que se produzca un brote.
  • Las enfermedades no se detienen en la frontera y muchas se pueden propagar fácilmente. Por ejemplo, el sarampión es poco frecuente en los Estados Unidos debido a la vacunación, pero sigue siendo común en el resto del mundo. Los viajeros no vacunados que se infecten cuando están en el extranjero fácilmente pueden traer enfermedades a los Estados Unidos.
  • Después de llegar al país, el sarampión se puede transmitir rápidamente entre las personas no vacunadas. En el 2014, en los Estados Unidos hubo una cantidad de casos sin precedentes de sarampión y muchos se asociaron a casos traídos de las Filipinas, donde hubo un brote grande de esta enfermedad. La mayoría de estas personas no estaban vacunadas o no sabían si habían recibido la vacuna y casi todos los casos estuvieron asociados a viajes internacionales. Desde el 1 de enero al 20 de mayo del 2017, se reportaron 100 personas con sarampión en 10 estados. La mayoría de quienes contrajeron sarampión no estaban vacunados.
  • Las vacunas son la opción segura y de comprobada eficacia. En la actualidad, los Estados Unidos cuentan con el suministro de vacunas más seguras de su historia. Antes de que una vacuna sea aprobada y administrada a los niños, se hacen muchas pruebas. Los científicos y profesionales médicos evalúan cuidadosamente toda la información disponible acerca de la vacuna para determinar su seguridad y eficacia. A medida que se obtiene nueva información y datos científicos, se actualizan las recomendaciones sobre la vacuna.
  • Aunque su hijo pueda sentir algún dolor o malestar en el lugar de la inyección, esto es leve comparado con las complicaciones graves que pueden generar las enfermedades que estas vacunas previenen. Es muy raro que se presenten efectos secundarios graves por las vacunas. Sepa cómo hacer menos estresante la cita para vacunar a su hijo.

Casi todos los niños pueden vacunarse de forma segura, pero hay excepciones y es posible que algunos no puedan recibir ciertas vacunas:

  • Niños con alergias a algún componente de una vacuna.
  • Niños con el sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad o tratamiento médico, como la quimioterapia.
  • Los niños necesitan estar protegidos desde muy pequeños. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) establecen el calendario de vacunación infantil para los EE. UU. con base en las recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP), un grupo de expertos médicos y de salud pública.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) y la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) también aprueban este calendario. El calendario recomendado de vacunación infantil está diseñado para proteger a los bebés y a los niños en los primeros años de vida, cuando son más vulnerables.

Para que los niños tengan todas las vacunas, deben recibir todas las dosis según el calendario de vacunación recomendado. Si su hijo no recibe todas las dosis, está en peligro de contraer enfermedades graves. Hable con el médico de su bebé para averiguar si es hora de ponerle alguna vacuna. Es importante para la salud de su hijo estar al día con las vacunas.

  • Vacunarse significa faltar menos al trabajo o a la escuela. Cuando un niño contrae una de las enfermedades que se pueden prevenir con vacunas, es posible que deba faltar a la escuela o a la guardería por varios días o varias semanas. Perder tiempo de trabajo para atender a un hijo enfermo puede ser una carga financiera para la familia. Muchas de estas enfermedades también pueden causar discapacidades duraderas que generan cuentas médicas costosas y requieren atención a largo plazo.
  • Las vacunas protegen a su familia, sus amigos y su comunidad. Vacunar a su hijo ayuda a proteger a los demás en su comunidad, como el vecino que tiene cáncer y no puede recibir ciertas vacunas o el bebé recién nacido de su mejor amiga que es muy pequeño para tener todas las vacunas. Cuando todas las personas de una comunidad que se pueden vacunar se vacunan, ayudan a prevenir la propagación de enfermedades y se puede retrasar o detener el avance del brote de una enfermedad. La decisión de proteger a su hijo con vacunas también protegerá a su familia, sus amigos y sus vecinos.

Referencias: ¿Cuáles son las razones para vacunar a mi bebé? (14 de agosto de 2017) CDC. Recuperado de https://www.cdc.gov/spanish/especialescdc/razonesvacunarse/index.html

Para conocer las vacunas disponibles puede aceder a los siguientes enlaces:
Varicela Tetanus Rubeola Rotavirus Polio Enfermedad Neumocócicas Tosferina
Paperas Sarampión Hib Hepatitis B Hepatitis A Influenza Difteria

Excepto para obtener atención médica, usted debe  quedarse en su casa y evitar el contacto con otras personas, hasta veinticuatro (24) horas después que la fiebre haya desaparecido.

Ciertas personas tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones graves a causa de la influenza, entre ellas se encuentran:

  • Niños menores de cinco (5) años
  • Personas de sesenta y cinco (65) años de edad o más
  • Mujeres embarazadas.


¿Qué puedo hacer para protegerme y no enfermarme de influenza?

  • Vacúnese: La vacuna de esta temporada brinda protección contra cuatro (4) virus:
    • H1N1
    • A H3N2
    • Influenza B (dos tipos)
  • Descanse e ingiera líquidos según se indique para prevenir deshidratación.
  • Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar.
  • Tome los medicamentos antivirales que le fueron recetados.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón.

Antes de visitar la sala de emergencias consulte nuestra Línea de Consejería Médica 24/7 al 1-844-347-7801.      

¿Qué puedo hacer para protegerme y no enfermarme de influenza?

  • Vacúnese: La vacuna de esta temporada brinda protección contra tres (3) virus:
    • H1N1
    • A H3N2
    • Influenza B
  • Descanse e ingiera líquidos según se indique para prevenir deshidratación.
  • Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar.
  • Tome los medicamentos antivirales que le fueron recetados.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón.

Antes de visitar la sala de emergencias consulte nuestra Línea de Consejería Médica 24/7 al 1-844-347-7801.